El Ensino presentó ayer a Starr Breedlove y a Atonye Nyingifa en sus oficinas. La base estadounidense y la ala-pívot nigeriana han llegado este verano al conjunto rojillo para reforzar al cuadro que Juan Nécega dirigirá en la Liga Femenina.

«Vine a Lugo, al Ensino, para tener una nueva oportunidad», dice Nyingifa tras pasar cuatro años compitiendo en Israel. Atrajo a la interior africana que las rojillas son «un buen equipo que está en un buen momento». «Jugué contra el Ensino el año pasado en el playoff y me pareció que era un buen equipo para tener una oportunidad», explica Starr Breedlove, que comparte mesa con Nyingifa.

«Todo el mundo es muy agradable aquí, las compañeras nos ayudan y hay muy buena química, un buen cuerpo técnico, muy bien» dice la interior. La base estadounidense coincide con su nueva compañera y destaca esa «química» que se respira dentro del vestuario. Todavía queda por hacer esta semana, la última antes de que empiece la competición porque «cada una viene de sitios diferentes y tiene diferentes experiencias, estamos trabajando para que esa química que hasta ahora está funcionando siga mejorando», explica Atonye Nyingifa sobre sus sensaciones en la puesta a punto del equipo de Nécega.

Convocada con Nigeria este verano, la interior ayudó a su combinado a firmar un buen papel en el Mundial. «Lo considero un honor, mi equipo fue capaz de hacer historia, convirtiéndose en el primer equipo africano en llegar a cuartos de final, me gustaría seguir jugando con la selección, a ver si nos podemos clasificar para las olimpiadas», explica. Es la segunda vez que Nyingifa acude con su selección, tras el Afrobasket.

M. de Dios
lavozdegalicia.es