Kemegal Cortegada fue un lobo con piel de cordero durante todo el partido. En el momento justo se quitó el disfraz y consiguió vencer a Ynsadiet Leganés que desperdició una ventaja de 16 puntos.


Salieron las madrileñas en tromba en los minutos iniciales de partido. Querían marcar su estilo de juego desde el comienzo ya que la derrota de Clarinos por la mañana les despejaba el camino a disputar el partido del domingo y no querían perdérselo. Un parcial de 9-2 obligaba a Rubén Domínguez a pedir su primer tiempo muerto, debía querer decirle algo a sus jugadoras de cerca porque estaba a gritos desde la banda y éstas no parecía que le hiciesen caso.
Las cosas siguieron más o menos de la misma manera hasta el final de los primeros diez minutos. Ynsadiet Leganés no quiere tener que jugársela mañana frente a Sant Adrià y han salido a romper el partido, pero Cortegada está empezando a funcionar. Eso sí, si Anni Amstrong sigue fina desde la línea de tres puntos no lo tendrán nada fácil las gallegas.
Al final del primer cuarto la ventaja era para Ynsadiet Leganés  por 22-10.


El segundo cuarto siguió idénticos parámetros que el anterior. Un juego rápido, a veces quizá demasiado, por parte de los dos equipos, en el que Amstrong parecía seguir con la muñeca caliente pues consiguió otros seis puntos más que añadir a su casillero.
Las de Rubén Domínguez llevaban el mismo ritmo con lo que del sur de Madrid con lo que estaban cómodas en este tipo de juego tan explosivo y aunque no pudieron  reducir la ventaja, al menos no dejaron que aumentase y de la mano de Salomé García y Amy Syll aún estaban en el partido. Al descanso el marcador reflejaba la ventaja de las jugadoras de Nacho García por 35-24 pero con la sensación de que no podrían bajar la guardia porque Kemegal estaba al acecho.


Y tanto que era así. Tras la reanudación siguió todo de la misma  manera hasta que en los últimos compases del tercer cuarto las de Rubén Domínguez gracias al acierto desde lejos redujeron la diferencia. Con 45-29 parecía que el futuro de Kemegal era cuando menos incierto, pero un parcial de 10, ayudó a que se llegase al último cuarto con ventaja madrieña de apenas cuatro puntos (46-42)
Aún quedaba mucho por hacer, pero desde luego Kemegal parecía que al menos, le acababa de meter el miedo en el cuerpo al conjunto de Nacho García.
El ritmo y la velocidad continuaron durante los últimos diez minutos de juego, pero efectivamente Kemegal supo mantener el suspense y como si de una película de miedo se tratase dejó a las jugadoras de Ynsadiet Leganés petrificadas.


Las madrileñas, a lo largo del partido, habían llegado a alcanzar una máxima ventaja de 16 puntos, perlo las de Vilagarcía no bajaron los brazos en ningún momento, ni aun cuando parecía que el partido ya se les había escapado. Supieron permanecer agazapadas esperando su momento y ese momento llegó de la mano de Vandell autora de 9 de sus 10 puntos en este último cuarto, y sobre todo de la dirección de juego de Sara Gómez y Salomé García quien acabaría el partido, ya con el cronómetro a cero, desde la línea de tiros libres para poner a su equipo con la máxima ventaja en todo el encuentro. Tres puntos. Pero tres puntos que les servían a las de Rubén Domínguez para mantener todavía vivas sus opciones ya que se encuentran, como Ynsadiet Leganés, con una victoria y una derrota.


Mañana jugarán frente a Clarinos que terminaba la jornada matutina pensando que ya estaba casi eliminado de la Fase. Pero sólo casi, porque Cortegada, con esta victoria, le ha dado al menos, la opción de seguir vivo.

 


texto & foto
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO