Lega Rivas lokosUna vez confirmado el objetivo de llegar la fase de ascenso a Liga femenina 1, Laboratorios Ynsadiet Leganés acusó el estrés de haber alcanzado la primera meta de la temporada  y  disputó uno de los partidos más pobres del curso ante un Rivas Ecópolis que se llevó una victoria justísima del Pabellón Europa.

A pesar de la baja de Paula Ginzo, el juego interior de las ripenses decantó la balanza a su favor gracias al gran partido de la lituana Dovile Miliauskaite que acabó con 33 de valoración.

Las buenas sensaciones de las pepineras en las dos últimas jornadas desaparecieron en el primer cuarto y medio. Quizás fue un exceso de relajación pero mediado el segundo periodo ya perdían por 18 (17-35). En este escenario destacó especialmente la actuación de Lucía Togores. Una de las ex jugadoras de Leganés que dió un autentico recital en la dirección durante los primeros quince minutos.  Alentados por la dirección de la madrileña, Rivas encontró los puntos y varias opciones en la pintura aprovechadas una y otra vez por Miliauskaite y por Alba García.

La defensa en la pintura sigue siendo uno de los problemas de Leganés. Sus pívots son muy eficientes en ataque pero sufren en la retaguardia. Esto se notó aun más ayer por la baja de Marinacci. No solo se echaron en falta sus puntos. También su esfuerzo defensivo.

Su pobre primer cuarto fue cambiando poco a poco antes llegar al descanso. Las canastas de Marta Pérez y Ashley Ezeh dejaron la diferencia en once puntos al llegar al ecuador del partido.

En la reanudación, Ynsadiet Leganés encontró el ritmo que no alcanzó en toda la primera parte y empezó a acercarse en el marcador. Tenían problemas para cerrar la zona pero en todo la cancha fueron capaces de frenar la ofensiva de las ripenses. Hasta nueve balones perdió Rivas en este cuarto. Capitaneadas por el coraje de María Espín y los puntos de Marta Pérez, fueron recortando las diferencias hasta ponerse a tan solo dos puntos mediado el tercer período (40-42).

Hay una máxima en el baloncesto que dice que una remontada no se culmina hasta que no se da la vuelta al partido. Justo eso le paso a las pepineras. Con el citado 40-42, María Villar dispuso de un triple que le pudo dar la primera ventaja a su equipo. El tiro no entró y Rivas respondió con dos jugadas de tres puntos (40-48). Ahí se acabaron las esperanzas locales. Habían asfixiado a su rival con una presión muy agresiva pero no pudieron ponerse por delante y al final del tercer cuarto empezaron a quedarse sin gasolina. Su defensa volvió a perder energía y la figura de Lucía Togores creció de nuevo. Como al principio del partido, fue capaz de encontrar en la zona a Miliauskaite y cuando Ynsadiet ajustó la marca de la lituana, los espacios los aprovecharon en el exterior Alba García y Marta Blanes, que con varios triples decisivos cerraron definitivamente el encuentro.

Para Rivas, que ha tenido una temporada complicada por los problemas económicos, ganar en la cancha de uno de los cuatro equipos clasificados para el playoff final es un gran resultado que les sirve para segur en la parte media alta de la tabla. A Leganés le penalizo definitivamente un mal comienzo que le hizo llegar al final sin fuelle. Pudo ser un exceso de confianza porque en una temporada tan larga, una vez alcanzado el objetivo, es normal bajar la intensidad.

La semana que viene tendrá una buena prueba para saber si la derrota de hoy es solo un accidente porque vista la cancha de Ciudad de los Adelantados, uno de los cuatro equipos que ha alcanzado la fase de ascenso y que es, junto con Movistar Estudiantes, el conjunto más en forma de la liga.

JOSE MANUEL CORRALIZA

LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO-LEGANÉS (MADRID)

Foto: LOU MESA