Esgrime la capacidad de trabajo como su mayor virtud deportiva. Ese trabajo es el que consagró la pasada campaña a Bea Sánchez como la mejor jugadora nacional de la liga, le abrió las puertas de la preselección nacional y ahora, bajo las órdenes de Lucas Mondelo, le ha granjeado un puesto, por derecho propio, en el equipo nacional que disputará el Europeo de Praga.

A tres días de que arranque la cita continental, la pívot del Puerto de Santa María se sabe una privilegiada tanto por poder vestir la camiseta nacional –“entrar en esta selección es muy complicado, porque el nivel es altísimo y es un grupo hecho”, reconoce– como por todo lo que esta experiencia le va a aportar: “Entrenar con las mejores me hace mejorar a mí”, confiesa en un clima de máxima ilusión ante lo que se avecina.

Se ha encontrado con un grupo ya hecho, ¿cómo la han acogido?
Ellas te lo ponen todo muy fácil. Desde el primer día te hacen sentir como una más, te tratan de tú a tú y eso es algo que te da confianza, que te hace sentir como si estuvieses en tu equipo, como si no llegases nueva. Es algo que te da mucha tranquilidad para adaptarte al grupo.

¿Nota mucha diferencia en el trabajo y la exigencia en torno a la selección con respecto a lo habitual en el Star Center Uni Ferrol?
Sí, la diferencia es brutal. El nivel es mucho más alto. Son jugadoras más físicas y el contacto es mayor. En los amistosos que hemos jugado, las pivots a las que nos enfrentamos son más grandes y tienes que tener más contacto, estar más activa... Pero eso es bueno, porque me ayuda a trabajar y a seguir creciendo.

Usted parece haberse adaptado bien a esa exigencia
Tienes que hacerlo. Al no estar acostumbrada, tienes que evolucionar muy rápido. Debes estar a su nivel o, incluso, por encima, pero nunca por debajo. El trabajo que eso te exige en el día a día es brutal, pero muy positivo.

Convenció a Lucas Mondelo de que tenía un sitio en la selección por delante de jugadoras contrastadas y muy experimentadas, ¿se siente satisfecha con lo que ha podido demostrar hasta ahora?
Más allá de las estadísticas, estoy muy contenta, por todo lo que he podido aportar. Quiero poner mi granito de arena para que la selección crezca y llegue lo más lejos posible.

Usted fue toda la temporada uno de los referentes del Uni Ferrol, sin embargo, en la selección tiene un rol secundario, ¿es difícil asumirlo?
Es todo cuestión de acostumbrarse. Es cierto que mi rol es totalmente diferente, pero estoy contenta solo con estar aquí. Cada vez que salte a la cancha voy a intentar aportar todo lo que pueda para que no se note la ausencia de la que se haya ido.

Tras la plata olímpica en Río, ¿afronta la selección este Eurobasket con mucha presión?
Ganar después de haber ganado tanto es lo más difícil. El Europeo es una competición muy dura y de un nivel altísimo. Hay siete u ocho equipos que pueden estar luchando por la medalla y nosotros, desde el respeto y la humildad, vamos a intentar llegar lo más alto posible.

Usted estará en la selección absoluta, Lino López en la sub 18, María Pérez Araújo en la sub 20... ¿Algo debe estar haciendo muy bien el Star Center Uni Ferrol?
Sin duda. Está claro que el Uni está creciendo como club y cada vez hace las cosas mejor y eso se nota, por ejemplo, en la repercusión. Solo lamento que en esta ocasión no haya ido Álex de la Vega, porque lo que conseguimos la temporada pasada fue en gran parte gracias a él. Pero es un gran profesional y sé que volverá a ir, porque se lo merece.

¿Cómo está viendo desde la distancia la construcción del equipo?
El año pasado mantuvimos a casi toda la plantilla y nos fue muy bien. Cuando las cosas salen así, que la gente continúe es lo más importante, así que renovar al bloque era la línea a seguir, uno de los objetivos. A ver si hay suerte, la gente se anima y nos apoya y podemos jugar en Europa, porque lo merecemos. Es algo que hemos conseguido en la cancha, merecemos jugarlo y disfrutarlo, no solo nosotras, sino todo el mundo que nos ha estado ahí apoyando

diariodeferrol.com
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO