Después de la fase de preparación, con siete victorias en ocho encuentros, Lucas Mondelo tiene ya la mente fija en el partido del viernes, a las 20:30, ante Hungría. Partido de debut que, para el seleccionador  “sea contra quien sea, siempre es duro. Porque no sabes exactamente cómo estás, llevas una presión añadida, hay nervios y muchas ganas de jugar. Ese primer partido en un campeonato conlleva que una victoria se convierte en un paso muy grande; y perderlo te lleva a ir a remolque durante el torneo. Todos esos condicionantes hacen que el primer partido sea muy complicado.”

Lucas Mondelo confía en su plantilla y se muestra contento con la preparación para el Europeo y cree que “el equipo estará bien para ese momento. Pero no nos olvidemos que es un partido de mucha presión, de mucho control de emociones… El rival no es el peor rival que nos podía tocar, pero viene de hacer una buena preparación y este año cuenta con la nacionalización de una jugadora americana que ha hecho una temporada brutal en Europa.”

El seleccionador, que cumple su quinto gran torneo en el cargo, asume que “el Campeonato de este año es muy complicado por muchos aspectos.  Primero porque es difícil siempre ganar después de ganar. Es un esfuerzo grande de control de las emociones, de no dejarte ir y de mantener siempre tu nivel, con factores externos que no siempre controlas.”

El segundo de los datos objetivos que demuestran la dificultad de este Europeo son “las nacionalizaciones de jugadoras. Este año tenemos a Kia Vaugh en la República Checa; a Vandersloot en Hungría; a Angelica Robinson en Montenegro; Prince en Rusia”. Todo ello confirma, según Mondelo, que “siete u ocho equipos tienen opciones reales de medalla, de cualquier tipo de medalla. Serbia, bronce olímpico y actual campeona de Europa;  Francia, la favorita por su despliegue físico; Turquía, una fija en la lucha por el podio; Montenegro, con una plantilla muy potente;  Rusia, que vuelve a ser favorita como siempre; la República Checa, anfitriona y con jugadoras que son la columna vertebral del subcampeón de Euroliga…” y Lucas Mondelo quiere añadir a un tapada: “Ucrania, que quedó primera e imbatida en la fase de clasificación ganando los dos partidos a Serbia, incluido el que se jugó en Belgrado. Es un equipo con grandes jugadoras y tiradoras de 7 y 8 metros que dificultan su defensa.”

Sin embargo, Mondelo confía en el buen momento del equipo: “Llegamos en un punto óptimo, con la única preocupación de, al ser un campeonato corto, no nos deje crecer durante el torneo. Pero  eso ya lo sabíamos y venimos con un bagaje táctico amplio, porque no va a dar tiempo de hacer scouting en situación real.”

El seleccionador no quiere dejar de incidir en una de las claves del éxito de los últimos cuatro años de la Selección Femenina, con un oro y un bronce en dos Europeos, y las dos platas en el Mundial 2014 y los Juegos de Río 2016: “Para conseguir resultados extraordinarios tienes que tener un vestuario extraordinario. Se puede tener una gran actuación en un torneo pero para completar un ciclo magnífico no sólo tienen que hacerlo muy bien en la pista, sino también fuera de ella. El ‘Yo al servicio de Nosotras’; poner los egos al servicio del equipo, es una seña de identidad del equipo. Parece un eslogan pero realmente es lo que mejor nos define”

Por último el seleccionador reflexiona y afirma que nuestras jugadoras “llevan muchos años ganando en Selecciones, en Euroliga,… y eso va desgastando. Por eso de vez en cuando debemos hacer una pausa y mirar de dónde venimos y por qué estamos aquí: la humildad,  el respeto y el trabajo. Y no nos podemos desviar de este camino” sentencia Mondelo.

FEB