Casademont entierra con una estelar remontada un mal primer parcial y defiende el tercer puesto en la Euroliga en un vibrante partido en el Príncipe Felipe

 

Vence el Casademont por cuarta vez en la Euroliga y defiende así la tercera plaza frente a un Schio que ha salido más fuerte al encuentro que les enfrentaba este miércoles, pero que se ha topado con una ciclónica reacción rojilla que le ha permitido remontar y llevarse el duelo.

La previa del partido ha estado indudablemente protagonizada por la calurosa ovación del Príncipe Felipe a Helena Oma, con pancartas de apoyo y una sonora ronda de aplausos que ha sonrrojado a la jugadora catalana.

Empezaba por debajo en el choque el Casademont, pero se reponía rápido gracias al poderío que aporta en la zona interior Christelle Diallo, autora de los cuatro primeros puntos rojillos. Un mal parcial de 4-17 provocaba el primer tiempo muerto de Carlos Cantero, tras ver cómo las suyas cedían el control al Schio y Arella Guirantes (8 puntos en este tiempo) le comía la tostada a Mariona Ortiz.

Tampoco mejoraría el asunto con Gervasini en pista. Las imprecisiones en el pase y el tiro entorpecían el juego ofensivo rojillo y facilitaban una y otra vez a las italianas la oportunidad de correr y anotar. Las pérdidas y las canastas visitantes al contragolpe cerraban un primer cuarto para el olvido que llegaba a su conclusión con un 6-21 para el Schio.

En el inicio del segundo parcial, la dinámica no variaría demasiado, aunque las de Cantero sí corregirían en gran medida sus actuaciones en defensa, taponando la sangría de puntos que venía consiguiendo el conjunto italiano en el período anterior. El Príncipe Felipe entraba en juego mediado el cuarto, ejerciendo presión en los ataques de las de Georgios Dikaioulakos, además de protestando enormemente ante las decisiones arbitrales en contra, numerosas en este tramo del encuentro.

A la quinta lograría Vega Gimeno anotar un triple, aunque este señalaría el camino a sus compañeras y el Casademont firmaría un soberbio parcial de 15-1 con el que volver a creer y hacer explotar al pabellón, rematado con un triple de Gervasini desde la esquina a escasos segundos del descanso. El marcador reflejaba un 24-30 todavía para las italianas, pero las sensaciones eran muy positivas para el cuadro rojillo.

Y, como no podía ser de otra forma conociendo al monstruo competitivo en el que se ha convertido este Casademont Zaragoza y el ímpetu que le impregna su gente cada vez que el equipo juega en el Príncipe Felipe, las de Cantero lograban remontar la diferencia de seis puntos y establecer una nueva máxima de seis, pero esta vez a su favor.

Dikaioulakos se veía obligado a parar el encuentro para tratar de reanimar a las suyas, en la lona después de la encomiable reacción rojilla. Solo Guirantes, la mejor en el cuadro visitante, parecía poder con la rocosa defensa del conjunto zaragozano.

Dos triples casi consecutivos de Jasmine Keys empataban la contienda a poco más de un minuto de acabar el parcial, pero no dejaría el Casademont que eso le afectase y Holesinska, desde el triple, restablecería el dominio de la escuadra aragonesa, alcanzándose la conclusión del cuarto con un 45-40 en el marcador y todo por decidirse en el Príncipe Felipe.

El último parcial daba inicio con mucha tensión en ambos conjuntos tras el carrusel en el que se había convertido el encuentro ya desde el segundo cuarto, por lo que reinarían las imprecisiones en el tiro en los primeros minutos del período, con las defensas imponiéndose a los ataques en ambos aros. Eso sí, el Casademont salía beneficiado de este factor, manteniendo su ventaja en el electrónico. Guirantes era, nuevamente, la mayor amenaza ofensiva italiana, pero no conseguía el impacto que sí había tenido en otras fases del choque.

A menos de cinco minutos del final, un triple de Gulbe obligaba a Dikaioulakos a pedir un nuevo tiempo muerto, con el cuadro de Cantero siete puntos por encima de su Schio. Diallo, líder en la anotación en el conjunto zaragozano, se hacía grande en el poste y lograba dos puntos más que permitían coger algo más de oxígeno a dos minutos del final.

Tan curioso es el destino que Robyn Parks, exjugadora rojilla, cometía antideportiva al no poder parar a Fiebich tras desperdiciar el Schio el último ataque con el que arrinconar al Casademont a menos de un minuto para el final. Sea como fuere, el equipo de Cantero sigue siendo tercero en su grupo de la Euroliga tras regalar al Príncipe Felipe otra gran tarde de baloncesto.

David García Arlegui
foto: Andreaa Vornicu
elperiodicodearagon.com