Hay personas para las que parece que el día tiene más de veinticuatro horas. Una de ellas es la capitana de equipo femenino de baloncesto de Ferrol, el Baxi, Patri Cabrera (Las Palmas de Gran Canaria, 1991).

Compagina sus entrenamientos con el equipo, que comienza a preparar su regreso a la Liga Endesa, con su formación como entrenadora, faceta de su vida en la que ya ha hecho sus pinitos, y sus estudios universitarios en Criminología a través de la UNED. ¿Le queda tiempo para descansar? «Para estar con el perro Mowgli, mi pareja, y poquito más», bromea.

-Va a empezar su séptima temporada en el Baxi. Una ferrolana más y con su propia peña, Patriple.
-La verdad es que estoy contenta en la ciudad. Siempre digo que lo único que no me gusta es la lluvia, pero contra eso no puedo hacer nada.

-Regresa a la Liga Endesa, la promesa que hizo a la afición cuando se consumó el descenso.
-Y cuando lo logramos tenía claro que lo quería disfrutar con el Uni y vivir este año que va a ser mágico. Tenemos muchísimas ganas, con el respeto que se merece porque el nivel ha subido muchísimo en los últimos años, pero con mucha ilusión.

-¿Hay ganas de volver a algún pabellón en especial?
-Espero más el regreso de la gente a A Malata. El año pasado fue difícil. En algunos partidos no entraba nadie, al final era aburrido, era como un entrenamiento contra otro equipo, no tenía esa chispa que le mete la afición. Luego, para mí siempre es emocionante volver a casa, Gran Canaria, y que vaya a verme mi familia.

-¿Qué derbis gallego-canario vivirá esta temporada?
-Contra el Spar Gran Canaria y el Clarinos de Tenerife. En el primero es donde jugué de pequeña y siempre es especial volver. Yo me crie con sus entrenadores y me inicié con ellos en el baloncesto.

-Regresan los duelos estelares contra el Avenida, Girona, Gernika, Valencia...
-A la gente le hace mucha ilusión ver esos partidos, tienen unas plantillas muy buenas, con mucha calidad y el público lo agradece. Les gusta vernos luchar y pelear contra jugadoras de más calidad.

-¿Cuáles han sido las bases del Baxi para el regreso estelar a la élite? Porque el año pasado hicieron historia sin perder un solo encuentro en toda la temporada regular y en la fase de ascenso.
-Humildad y trabajo no nos pude faltar. Y en la liga a la que vamos a jugar ahora, con el nivel que hay, menos. Hay equipos que están bastante por encima. El objetivo está claro, es la permanencia, y luego ya se verá. Hay que tener los pies en el suelo. Luego ya se verá a dónde podemos llegar.

-También está centrada en su formación como entrenadora. Y este verano ha disfrutado con la selección U13.
-Fue súper divertido. Hace dos años había ido como invitada a dar una charla de tiro, y cuando este verano me llamaron para ir como entrenadora me hizo muchísima ilusión. Fui con ganas de aprender y el poder trabajar con las promesas del baloncesto es un lujo.

-¿Vio a alguna que pueda arrebatarle el récord de triples?
-(Risas) Estas niñas vienen del año del covid, no han competido lo que deberían. Es importante que se vaya recuperando la normalidad y que no tengan que parar de jugar, que es lo que les gusta.

-¿Cómo descubre uno que es una crac desde la línea de 6,75?
-En Gran Canaria se practica mucho. Desde infantil veía que tenía buena mano, vas metiendo y te gusta. Y hubo un verano que todo el mundo me pasó y me quedé así de bajita. Así que tendía a irme hacia fuera.

-¿Escogería entre su faceta como jugadora o entrenadora?
-Ahora mismo es difícil elegir, me lo paso bien en los dos sitios. Es cierto que cuando deje de jugar me gustaría seguir entrenando. Pero, a día de hoy, no quiero dejar de jugar, así que sigo aprendiendo para poder dedicarme a entrenar.

-Pensando en el futuro, ¿le gustaría entrenar a algún equipo?
-No me pongo ningún reto todavía porque no me planteo retirarme. Me gustaría dedicarme a ello profesionalmente, pero dependerá de mi formación, de que me lo merezca y de que me llegue la oportunidad. Y como estudio criminología, nunca se sabe.

 

 

EN CORTO

Siete años ya en la urbe naval han convertido a la canaria en una ferrolana más.

—Una playa canaria y otra ferrolana.
—Las Canteras y Doniños.

—¿Y con cuál se queda?
—Doniños, por la naturaleza Y las Canteras por el tiempo.

—Comida favorita.
—El marisco gallego y, cada vez que voy a casa, como papas arrugadas y queso frito.

—¿Y a su familia y amigos qué serviría?
—¡Las papas y el queso!

—¿Se ve siete años más en Ferrol?
—Nuna estuve más de dos en un equipo. Y de pequeña siempre le decía a mi padre: «En Galicia no voy a fichar nunca que llueve mucho», hasta que me escribió Lino.

—Una jugadora preferida.
—Me gustaba mucho Rosi Sánchez.

—Una compañera.
—Voy a decir dos. Leonor Rodríguez. Empezamos en premini, siempre estuvimos juntas hasta que se fue a Estados Unidos a estudiar. Y Natalia Rodríguez, es con quien ahora mismo mejor me llevo.

—Y un técnico.
—Domingo y Begoña, de Gran Canaria. Y Lino López.

—Su mejor recuerdo.
—He vivido muchos ascensos, momentos con la selección, con la que gané un Europeo y quedamos segundas en otro, el concurso de triples... Pero me quedo con las personas.

—¿Cómo empezó en el baloncesto?
—Desde pequeña hice todo tipo de deporte, ballet, atletismo, salto de vallas, natación... Me gustaba ver al Granca y desde que probé el baloncesto, ya nada más.

Carla Elías
lavozdegalicia.es
dibujo Abraldes