La joven jugadora griega ya sabe lo que es jugar en España puesto que procede del Clarinos Tenerife y tambíén ha jugado en el Al Qazeres.

 

El Perfumerías Avenida ha presentado esta mañana de mano de Jorge Recio, presidente del club, y Roberto Íñiguez, entrenador, a la nueva pivot Mariella Fasoula. "Después del gran sabor de boca que nos dejó la final de la temporada pasada teníamos claro que había que tener una plantilla mucho más larga", ha señalado Jorge Recio.

Respecto a la nueva incorporación, el presidente ha querido destacar su calidad y juventud reconociendo que "nos da un saltito más con su juego, su juventud nos viene muy bien. Tarde o temprano vendría a Avenida porque es un crecimiento lógico".

Por su parte, Fasoula se ha mostrado muy agradecida con el club por la gran confianza y por la oportunidad que le están dando. "Todo el mundo sabe de la dimensión de Avenida, de un club muy profesional y todo el mundo sabe lo que ha hecho en el panorama internacional y para mí es un honor estar con estas jugadoras y trabajaré duro cada día", ha recalcado.

La nueva jugadora, que ya lleva tres semanas entrenando con el equipo, sabe que jugar en Salamanca es parte de su rápida progresión "es un reto y es una suerte poder competir aquí". Respecto a la competencia por dentro de la zona interior con otras cuatro jugadoras (Emese Hof, Nogaye Lo, Shante Evans y Bella Alarie) en su misma posición ha dicho que "hay una gran competencia pero eso la mejor forma de crecer, enfrentarte cada día y en cada entrenamiento a grandes jugadoras".

Mariella Fasoula, hija del mítico jugador de baloncesto griego Panagiotis Fasoulas, no cree tener muchas cosas en común con su padre, "quizás el lanzamiento de gancho". Además, ha querido agradecer a su padre el haberla corregido para seguir creciendo como jugadora.

Por último, Roberto Íñiguez, ha añadido que "Mariella es una jugadora que se adapta muy bien a lo que nosotros queremos en la plantilla, jugadoras jóvenes, con progresión y con las que podamos trabajar para subir el nivel del equipo".

 

 

 

ÍÑIGUEZ, CONTENTO CON LO QUE TIENE POR AHORA

Íñiguez ha resaltado el trabajo de las canteras y sabe la ilusión que para ellas supone ayudar al equipo 15 minutos: "Ves sus ojos, su familia, todo lo que significa para una chica de 15 años".
Perfumerías Avenida trabaja a estas alturas de pretemporada con ocho jugadoras del primer equipo más las incorporadas por la cantera y se mantiene a la espera de la incorporación de las otras cuatro componentes del plantel que ahora mismo debutan la WNBA y que, tal y como marcha aquella competición, parece que tardarán más en llegar de lo previsto.

Más o menos se esperaba, aunque no en todos los casos porque se ha dado la situación de la incorporación de Karlie Samuelson a las Storm una vez finiquitado su contrato con las Sparks de Los Angeles y eso es probable que la lleve a permanecer en EEUU junto a su hermana Katie Lou casi hasta el final de la WNBA porque no hay que olvidar que el equipo de Seattle es uno de los favoritos al título. También habrá que esperar por Kahleah Copper y por Bella Alarie, así que Roberto Íñiguez reconoce que toca adaptarse a la situación: “Es algo que ya sabíamos, se ha complicado con lo de Karlie porque sí que nos ha pillado un poco el que se quede hasta final de temporada en Seattle. Nos ha roto un poco ciertos planes y no lo quiero ver un problema sino como una situación a la que nos debemos adaptar”.

De hecho tiene muy claro qué hacer en esta situación. “Los buenos grupos de trabajo se adaptan a las circunstancias, no lloran y atacan las circunstancias, ven soluciones y van a por ellas. Prefiero afrontarlo así y transmitir a las jugadoras que en estas circunstancias somos un equipo bueno, competitivo y no tenemos que pensar en las que no están sino cada día en las que están. Y en hacerlo mejor cada día individual y colectivamente. Es el foco en el que tenemos que tener la cabeza y nada más. Es el trabajo que tengo que hacer como entrenador, dar mucha importancia a las que están aquí conmigo y de las que espero lo mejor, progresión diaria, concentración, esfuerzo y seguir mejorando para alcanzar el nivel del año pasado y las que vengan, pues ya vendrán”.

Respecto al trabajo de las jóvenes y esas oportunidades que les pueden llegar ante la ausencia de las cuatro sénior, el entrenador se muestra satisfecho, agradecido pero pide cautela. “Sobre todo Lola y Vera son dos jugadoras más del equipo y Raquel está ayudando al equipo a entrenar y para mí eso es muy importante, que estén ayudando y a partir de ahí vamos a ver su progresión pero tampoco tenemos que meter ni expectativas ni presión ni esperar más de lo que puedan hacer. Es suficiente que están ayudando al equipo, vivir la experiencia pero bueno Vera el otro día jugó alrededor de 15 minutos y ves sus ojos, su familia, todo lo que significa para una chica de 15 años te das cuenta de lo que tú incluso valoras en ese momento”

Mª Bautista & Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com