El equipo, con sólo ocho jugadoras, ha realizado unos 20 primeros minutos espectaculares (36-36) pero el talento visitante ha decidido

 

El Spar Girona ha cedido ante el Valencia en el primer partido liguero en Fontajau (58-72). Lo ha hecho jugando, de nuevo, con sólo siete jugadoras del primer equipo más la presencia de Faustine Parra. Laia Palau no ha podido todavía reaparecer. Ante estas circunstancias el equipo supo competir contra el campeón de la supercopa y la Eurocopa y el público lo agradeció durante los 40 minutos. El partido se ha roto en el tercer cuarto tras una gran primera parte del Uni, que ha mantenido a raya a las visitantes (36-36). Labuckiene (12 puntos y 9 rebotes) ha hecho uno de sus mejores partidos en Fontajau. Para las visitantes Gulich (13 puntos) y el acierto en el triple (9 de 18) fueron clave.

La salida en tromba del Uni ha cogido de sorpresa no sólo al Valencia sino a los entregados seguidores de Fontajau, que han visto como después de uno más de Labuckiene el equipo se ha puesto 11-2 con una defensa cerrada pero con ayudas constantes que ha dejado a las visitantes sin anotar casi cinco minutos. Ha sido un pequeño festival en el que se ha visto a Reisingerová correr por la pista como una escolta y la habilidad de Flores, Drammeh y Gardner para colocarse en las líneas de pase. Rubén Burgos ha empezado a tomar decisiones. La más importante, cambiar su juego interior. Gulich y Trahan-Davis han saltado al parqué y han empezado a hacer dolor de verdad (0-10 de parcial) coincidido con las rotaciones de las gerundenses,

El segundo cuarto empezó con un triple de Parra, muy descarada, y con otro coast to coast de Reisingerová. Uni ha sufrido para defender el arsenal ofensivo de las valencianas, pero Drammeh, Gardner y una imponente Labuckiene, en ataque y sobre todo en defensa, han mantenido al equipo dentro del partido con un intercambio de canastas que ha hecho que ninguno de los dos equipos tomara más de tres puntos de diferencia. Las gerundenses no han encontrado posiciones claras para amenazar a tres –sólo un triple en toda la primera parte– pero han sido imperiales en la lucha bajo las anillas, la velocidad en las transiciones y la voracidad en la lucha por cada balón (36-36 ).

La salida del Valencia del vestuario ha sido demoledora. Los triples de Gulich y Segura y las canastas fáciles de Trahan Davis y Raquel Carrera han disparado a las visitantes (40-50). Uni ha apretado los dientes pero las piernas ya no respondían como en los primeros minutos y uno más de Gil ha dejado el partido muy cuesta arriba (45-57). En el último cuarto Labuckiene y Reisingerová han cometido la quinta falta con el partido ya perdido (51-63) pero el equipo ha continuado ofreciendo acciones de mérito y defendiendo cada jugada como si fuera la última. Al final, ovación más que merecida.

Lluis Simon
foto Manel LLadó
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)