Raquel Carrera no tiene miedo. No lo tuvo para anotar los tiros libres que dieron al Valencia Basket el primer título de su historia, la Eurocup, y tampoco lo tendría si le tocara la responsabilidad de lanzarlos para acceder a la final olímpica, asegura a EFE antes de debutar en Tokio 2020

 

A sus 19 años, a la benjamina de la selección femenina de baloncesto no le han podido pasar más cosas en esta temporada. Además del título con el Valencia, Carrera (Orense, 2001) fue seleccionada del 'draft' de la WNBA por los Atlanta Dream en el puesto 15, el más alto de una jugadora española en la historia. Su gran temporada ya le ha merecido jugar un Eurobasket y en Tokio 2020 debutará en unos Juegos Olímpicos.

Los mismos tiros libres que le negaron un ascenso a Liga Femenina con el Celta, cuando tenía apenas 16 años y contra el Valencia, le dieron un título con el conjunto 'taronja'. Con los Juegos a la vuelta de la esquina, reflexiona con EFE sobre esta selección que "ha hecho normal lo extraordinario" acumulando medalla tras medalla.

Han pasado de la decepción del Eurobasket a los Juegos. ¿Cómo fue el momento en el que les dicen que Alba Torrens y Tamara Abalde han dado positivo y cómo afectó al equipo en su Eurobasket?
Yo creo que fue un momento muy complicado para todas, ya estaba el equipo hecho, ya se sabían las doce jugadoras que íbamos a ir al Europeo, y que cuatro días antes de empezar la competición tengan que cambiar todos los planes es duro y fue duro para toda la plantilla, pero creo que todas dimos un paso adelante, supimos aceptar la situación y disputar el Eurobasket con la plantilla que teníamos.

Supongo que fue un proceso complicado y se notó en la derrota ante Bielorrusia.
Sí, es cierto que el primer partido fue llevarnos un golpe de realidad, de decir ya hemos empezado, ya estamos aquí, vamos a tener que darlo todo para ganar cada partido. El primer partido se nos hizo complicado, pero el resto demostramos el equipo que éramos y afrontamos todos los partidos de la misma manera.

 Cayeron contra Serbia en cuartos de final ¿duele más al haber tenido la opción de ganar con ese tiro libre de Cristina Ouviña?
Yo creo que la acción de Cris es una acción más del partido. Hubo miles de canastas en las que pudimos decir si hubiésemos metido esta o hubiésemos defendido más aquella... Son distintas partes del partido, al final en la prórroga se nos complicó, ellas fueron superiores y se llevaron el partido. Hemos perdido con las campeonas de Europa, un equipazo, las volveremos a ver en los Juegos, y ya veremos.

Va a disputar los Juegos Olímpicos con 19 años, ¿es un sueño?
La verdad es que sí, desde pequeña siempre tu sueño es llegar a la absoluta, estar aquí ya es increíble, pero jugar unos Juegos ya es el sueño de cualquier deportista.

¿Les han contado algo las veteranas del equipo cómo son unos Juegos?
Lo que te dicen siempre es que hay que disfrutar la experiencia, que es muy bonita. Aparte de disfrutarla hay que competirla y vivirla al cien, y es lo que vamos a intentar hacer todas.

-Este año ha vivido muchas cosas. ¿Cómo es que la elijan en el puesto 15 del 'Draft' de la WNBA, el más alto para una española en la historia?
La verdad es que nosotras al día siguiente jugábamos 'playoffs', así que esa noche me fui a dormir. No dormí tranquila, y al día siguiente me levanté, vi el móvil y era todo mensajes, llamadas de mis padres, de toda la gente, súper emocionante. Irme a Estados Unidos es una experiencia bonita que me gustaría vivir en algún momento, que Atlanta me diera esa oportunidad es algo genial.

-También ha vivido un momento histórico con el Valencia, el primer título del club con unos tiros libres suyos decisivos.
Llevábamos haciendo una muy buena temporada, habíamos llegado a la final de la Copa de la Reina que tuvo ese final amargo (perdieron con el Uni Girona 72-62), pero el equipo se supo levantar muy bien y jugamos una 'Final Four' (de la Eurocopa) muy buena.

En ese partido contra el Reyer Venecia, cuando nos meten esa canasta y queda tan poco tiempo, te derrumbas otra vez y dices 'otra vez quedarnos en la final no'. Creímos en que habría una oportunidad, que aunque quedase un segundo podíamos hacerlo y salió.

Creo que con el Celta vivió una situación similar, pero al revés: tenía 16 años, falló los tiros y el Valencia ascendió, ¿cómo fue aquello?
Sí, yo jugué la fase de ascenso en Valencia el año que Valencia ascendió, y la final nos tocó contra ellas. Quedaba más tiempo, íbamos ajustadas, me tocó tirar los tiros libres, era más pequeña, no tuve tanto acierto y perdimos ese partido. Es cierto que me lo recordaron bastante en Valencia. Es una cosa bonita.

 Es curioso porque entre usted y Laia Palau se llevan lo mismo que entre Usman Garuba y Pau Gasol, 22 años, ¿cómo se lleva esa diferencia?
Yo creo que es una experiencia muy bonita, ella ha vivido mucho, muchas experiencias, tanto en la selección como en equipos y te puede enseñar muchas cosas. Intentas aprender de ella, de lo que te dice en la pista, tanto dentro como fuera. Ella es genial tanto personalmente como jugadora, y aprender con ella es lo mejor.

Algún secreto tendrá para seguir compitiendo a este nivel...
La ilusión que le pone a cada partido, es una jugadora que ha jugado muchas finales y para ella cada partido es como el primero, y lo vive con la misma ilusión. Esa es una de las claves, es algo muy importante.

¿Cómo es el vestuario de esta selección, quién anima, quién pone la música?
La verdad es que somos un grupo muy entretenido, muy divertido. Todas, desde las más veteranas a las más jóvenes, nos llevamos muy bien y eso es lo que importa a la hora de ser equipo. Nos gusta la misma música a todas más o menos, escuchamos de todo, desde reguetón, a pop, jugamos bastante a las cartas... Al final, al ser una situación muy especial en la que casi no podemos salir para nada del hotel, estar entre nosotras es lo que nos entretiene.

Siendo usted pívot, Astou Ndour será un modelo, ¿qué aprende con ella?
Muchísimo, compartes posición, tener que defenderla en los entrenamientos, saber cómo atacarle... Es una jugadora que ha vivido la WNBA, en España y fuera, y puede enseñar muchísimo.

¿Le ha preguntado algo sobre la WNBA?
No, la verdad es que no le he preguntado, como de momento me centro en Valencia, no le he preguntado nada.

¿Y con el seleccionador Lucas Mondelo, qué relación tiene con él?
Bien, muy bien, es el que nos mete es instinto de competitividad, de saber ganar y saber perder. Estamos muy cómodas tanto dirigiéndonos como en los entrenamientos, y lo notamos.

En el segundo partido de la fase de grupos se volverán a encontrar con Serbia, ¿hay ganas de revancha?
Sí, creo que va a haber ganas por parte de los dos equipos, ellas van a querer volver a ganar. Ser campeonas de Europa ayuda a decir 'venga estamos aquí' y nosotras vamos a tener esa competitividad de decir 'otra vez no'.

Le propongo una situación. En otras ocasiones, con Celta o con Valencia ha tenido que tirar tiros libres decisivos. Le ofrezco tirarlos en las semifinales de los Juegos, ¿lo compra?
Sí, claro. ¿Para meternos en una final? Te lo compro. Me gustaría entrar de otra manera, pero si esta esa la opción que tenemos, la compro.

¿Le han contado las veteranas qué se siente al colgarse una medalla olímpica?
La selección ha tenido una etapa enorme en la que ha ganado muchas cosas. Ellas lo disfrutan como si fuese la primera medalla que tienen, y eso es algo que las jóvenes nos gustaría vivir y por lo que vamos a luchar.

¿Nos han malacostumbrado? El baloncesto se ha convertido en una opción de medalla clara en todos los Juegos.
Yo creo que la gente ha tomado lo extraordinario como algo normal y no es así. Lo que ha conseguido la selección es algo extraordinario. Es increíble estar cada año al máximo nivel, optar a medalla y estando en Mundiales, en Juegos. Es muy difícil de conseguir y pocas selecciones lo han hecho.

Todas las selecciones pasan un cambio, a nosotras nos ha tocado este año en este Eurobasket vivirlo, pero creo que en los Juegos vamos a estar al cien por cien.

EFE
foto Fiba